jueves, octubre 28, 2004

La fiesta del 11 de Diciembre

Y hablando de 11 de Diciembre, ese día encontraremos a todos los involucrados aquí, gracias a mi propuesta de fecha aniversario.
Entre ellos, los funcionarios públicos que solventamos con los impuestos que pagamos diariamente.
Es notable ver cuán fácil resulta vincularlos a través de una búsqueda en Internet.
Basta tomar todos los apellidos expositores al azar, entremezclarlos y salir a buscar en Google, por ejemplo.
Se va a descubrir rápidamente la correlación de eventos que los viene vinculando desde el siglo pasado.
Por ejemplo, entre los mencionados en el seminario hay dos funcionarios públicos dando clases en una Universidad. Uno de ellos es un AG (Administrador Gubernamental es igual a intocable en la jerga pública, lo que significa que no se lo puede echar así nomás; un sindicalista sería más fácil de echar, para dar un ejemplo). Para quien no sabe de qué se trata esto, ver aquí.
Detalles del cuerpo docente del posgrado, aquí.
Quién es parte del Consejo Académico? el Dip. Fontdevila, representado por su asesor, el Ing. Jensen, en la Comisión Asesora de Firma Digital.
Quién es el Director Académico? el dueño de la empresa del seminario, el amigo Prince.
Quiénes conforman el Cuerpo Docente? entre otros, nuestros funcionarios públicos.
El CTO de Certisur ya está ubicado en la UBA junto a su "competencia", el Lic. Scolnik...:-)
Dictan clases de qué? De firma digital. Sería interesante conocer cuántas universidades en el país están incluyendo firma digital en su contenido, y si en particular, en la Universidad en la cual dan clases estas funcionarias públicas, ya se están dictando clases de los lenguajes de programación, técnicas de análisis, diseño y documentación que toda la Industria Nacional de Software está necesitando para ser competitiva en el mercado globalizado que enfrentamos.
A quién le interesa la enseñanza de firma digital en una Universidad? al Estado? A la industria nacional de software? o a quién? Cuál es el sentido de de-formar el concepto de seguridad?
Es todo tan burdamente obvio, que espanta.
Lo notable es que los funcionarios públicos están obligados a reportar cualquier ilícito, caso contrario pueden recibir castigo penal de la Justicia. Al menos, es lo que la ley dice, pero...quién respeta la ley?
Cuánto tiempo más llevará, como dijo David?